Skip to Content

¿Qué es un seguro de hogar? 

que es un seguro de hogar

Un seguro de hogar es una póliza (contrato) que se establece entre una compañía de seguros y una persona para protegerla de daños o problemas que puedan ocasionarse en una vivienda. Por lo general, estos daños son provocados por situaciones imprevistas. Para evitar, entonces, que dichas situaciones afecten la economía del grupo familiar, los seguros cubren los daños materiales detallados en la póliza.

Los daños cubiertos por una póliza de seguro de hogar constan de dos partes: el continente y el contenido. El continente se refiere a la vivienda como tal y a todo lo relacionado con su construcción. En esta categoría se incluyen cimientos, instalaciones fijas, cañerías, puertas y paredes, entre otras cosas. Por su parte, el contenido hace referencia a todo lo que se encuentra en su interior, especialmente a los objetos de valor. Los objetos de valor se segmentan en mobiliario, joyas, dinero y objetos personales.

Además de asegurar la propiedad y objetos de valor personales, estos seguros también cubren la responsabilidad civil. Esto quiere decir que puede ocurrir que la persona asegurada sea la que ocasiona los daños inintencionados e involuntarios. Esto suele ser muy común en edificios de departamentos, en los que, por ejemplo, una gotera podría producir una filtración ocasionando daños en una unidad vecina. Estos seguros cubren los gastos de las reparaciones por los daños provocados a terceros. De hecho, las goteras son uno de los inconvenientes más frecuentes de una casa y pueden causar problemas de humedad y deterioro de las instalaciones. Un seguro de hogar permitirá afrontar estos gastos, ya sea en la propia casa o en la de un vecino.


¿Por qué tener un seguro de hogar?

Es muy recomendable contar con un seguro de hogar que cubra tanto el continente como el contenido. Las consecuencias que resultan de hechos imprevistos podrían ser muy graves y la mejor manera de afrontarlas es a través de una póliza. Los incendios, las inundaciones y los robos se encuentran entre los daños principales que puede sufrir una vivienda. En el caso de los fenómenos naturales, muchas veces sus consecuencias son devastadoras. Contar con el seguro adecuado para estos y otros hechos fortuitos evitará tener aún más problemas en el futuro.

Estar protegidos frente a cualquier eventualidad es la opción más razonable tanto para inquilinos como para propietarios. Tener la tranquilidad de saber que, sin importar qué suceda, alguien se ocupará de solucionar el inconveniente es el principal motivo para tener un seguro de hogar. Los propietarios contarán con la seguridad de no tener que preocuparse por volver a realizar una inversión en caso de que la vivienda se vea afectada por una contingencia. En cuanto a los inquilinos, se verán beneficiados en cuanto a los objetos de valor que tengan dentro del inmueble.

Contratar una póliza es una buena decisión. En el caso de las viviendas, existen varias opciones de cobertura que se adaptan a las necesidades particulares de cada persona. Por eso, es muy fácil armar un paquete que incluya la cobertura necesaria a distintos precios. Teniendo en cuenta que la cuota a pagar mensualmente por la póliza será considerablemente baja frente al pago que deberá realizarse en caso de que exista algún imprevisto, esta decisión es la opción más lógica.

Otro motivo para contratar este servicio es la rapidez con la que se resolverá el problema. En caso de que hubiera daños a la propiedad, tan solo será necesario realizar una llamada telefónica para darle solución al inconveniente. La rapidez en dar con una solución podría ser muy valiosa en los casos en los que haya que reconstruir o reparar daños muy grandes, como los que pueden ser consecuencia de incendios, sismos o inundaciones. En última instancia, la tranquilidad que traerá consigo contratar este tipo de pólizas será el motivo principal por el cual elegir hacerlo.

Otra de las motivaciones para contratar un seguro de hogar incluye el valor por los objetos personales que se encuentran en el interior del inmueble. La reposición de objetos en caso de robo, destrucción o deterioro resultará muy valiosa si se tiene en cuenta el gasto que implicaría reponerlos por cuenta propia. 

Disfrutar de una casa con la tranquilidad de saber que está asegurada contra todo tipo de acontecimientos resultará ser la elección más acertada, sin importar el tipo de vivienda. Tomar esta decisión será el mejor resguardo en vistas al futuro y lo que se quiere preservar en un espacio tan importante como lo es un hogar.

Back to top