Skip to Content

Equipos Electrónicos

Equipos Electrónicos

El Seguro de Equipos Electrónicos de MAPFRE está diseñado para que el empresario tenga sus equipos electrónicos -tanto de uso particular como de uso comercial- cubiertos y protegidos contra daños físicos. Cubre cualquier accidente imprevisto y repentino. 

Estas son las condiciones generales que rigen el funcionamiento, exclusiones, garantías, etc. de este producto:

  • Protección de cualquier daño que sufran los equipos electrónicos descritos en las condiciones particulares, contra pérdidas físicas o daños materiales que puedan ocurrirles durante la vigencia de la póliza, siempre y cuando dichas pérdidas físicas o daños materiales sucedan en forma accidental, súbita e imprevista y como consecuencia de cualquier causa no excluida.
  • Los fenómenos incluidos en este seguro de MAPFRE para empresas son: incendio y daños de la naturaleza, terremoto, rotura de cristales y de cañerías, robo, responsabilidad civil del propietario y arrendatario del inmueble y accidentes personales. También quedan protegidos los casos de chamuscamiento, humo, hollín y calcinación de la red de cables, siempre que ésta forme parte de la suma asegurada. 
  • Igualmente, la falta de cuidado, manejo defectuoso o negligencia del respectivo operador, incluyendo los daños que se originen en operaciones de extinción y salvamento, quedan contemplados en la póliza. 
  • Y por último, cualquier influencia de agua y de humedad, así como la corrosión resultante, siempre que no provenga de condiciones atmosféricas normales, se incluye en el seguro.
  • Por el contrario, esta Póliza no cubre los siguientes casos:
    • Daños por conflictos bélicos o sociales de cualquier índole.
    • Reacción nuclear, radiación nuclear o contaminación radioactiva.
    • Acto intencional o negligencia grave del asegurado.
    • Las siguientes catástrofes atmosféricas: terremoto, temblor, maremoto, erupción volcánica, tifón, ciclón o huracán.
    • Hurto, apropiación ilícita o cualquier otro delito contra el patrimonio.
    • Problemas con el aprovisionamiento de la red pública de energía eléctrica, de gas o de agua.
    • Utilización de un aparato en reparación antes de que la compañía confirmara su posible uso. 
    • Gastos incurridos con objeto de eliminar errores funcionales de los bienes asegurados y gastos de mantenimiento de los bienes asegurados.
    • Las pérdidas o daños por los cuales el fabricante o proveedor de los bienes asegurados sea responsable legal o contractualmente, incluyendo, pero no limitado, a garantías.
Back to top