Skip to Content

Definiciones del mundo de los seguros que debes conocer

aprende seguro como entender las palabras que se usan en el mercado asegurador

Tener un seguro implica pagar una cantidad y recibir a cambio una compensación económica o un servicio, siempre que se presente una situación contemplada en la póliza.

Un seguro tiene varios componentes y seguramente al momento de contratarlos oirás estos conceptos. Aquí te los explicamos de una forma sencilla.

Diccionario sobre seguros

Mostrar todos

La prima de un seguro es el monto de dinero que el asegurado paga por los riesgos que está transfiriendo.

La prima suele pagarse en cuotas durante un año, pero también puede convenirse el pago de forma mensual, semestral o el pago de toda la prima de una sola vez.

El valor se calcula considerando factores tales como la probabilidad que ocurra un siniestro o la frecuencia con la que pudiera ocurrir.

El asegurado, al pagar la prima, obliga a la compañía de seguros a cumplir con las coberturas estipuladas en la póliza del seguro.

La póliza de un seguro es el documento que certifica el respaldo al que accede el asegurado cuando paga una prima para ello. La poliza es un documento justificativo o comprobatorio.

Se entiende por deducible la suma de dinero, establecido en las condiciones particulares de la póliza, que siempre será de cargo del asegurado en caso de siniestro. De tal modo, cuando se haya contratado alguna cobertura con deducible, la compañía será responsable sólo de la cantidad que lo exceda.

En el caso que el deducible se acuerde como un porcentaje sobre la pérdida, este se aplicará a la pérdida neta final, definida como la suma de todos los desembolsos y gastos incurridos menos los recuperos.

El asegurado es la persona que en sí misma (o en sus bienes o su interés económico) está expuesta al riesgo; mientras que el asegurador es la empresa que asume el riesgo de que ocurra un siniestro. La Compañía de Seguros se encuentra definida por la propia Ley de Seguros (Código de Comercio Art. 513 letra b) como “el que toma de su cuenta el riesgo”

Un corredor de seguros

es una persona que actúa como intermediario independiente en la contratación de pólizas de seguros con cualquier entidad aseguradora, obligándose a asesorar a las partes.

Un agente de seguros es un mediador ligado a la propia entidad aseguradora

El beneficiario de un seguro es quien recibe la indemnización en los casos previstos por la póliza. Suele tener un vínculo común de intereses personales, familiares o económicos con el asegurado o con el tomador.

Por ejemplo, en un seguro de vida, los beneficiarios en caso de fallecimiento suelen ser los familiares más cercanos (cónyuges e hijos) al asegurado, que es la persona que ha fallecido. Aunque en las condiciones de la póliza se puede designar cualquier persona como beneficiario.

Los liquidadores de seguros son las personas naturales o jurídicas que pueden ser contratadas por una compañía de seguros para investigar la ocurrencia de los siniestros y sus circunstancias y determinar si éstos se encuentran o no amparados por la póliza y el monto de la indemnización que corresponda pagar al asegurado o beneficiario, en su caso.

El seguro es un medio para la cobertura de los riesgos al transferirlos a una aseguradora, quien se encarga de garantizar o indemnizar todo o parte del perjuicio producido por la aparición de determinadas situaciones accidentales.

Las coberturas de un seguro son los riesgos que la empresa aseguradora asumirá en caso de siniestro. Puede ser una o más. Existen diferentes tipos de cobertura en la contratación de seguros por lo que debes analizar y elegir las que más se ajusten a tus necesidades

Lo asegurable de un seguro es el elemento que corre el riesgo, el objeto del seguro. Pueden ser bienes materiales o la vida o integridad (física o intelectual) de una persona.

El riesgo es aquello que puede acontecer en un futuro, más o menos cercano, y que preocupa por sus consecuencias porque está siempre presente en cualquier actividad que se realice. Puede además asociarse a intangibles; como la vida, salud o integridad física de un individuo.

Se considerará pérdida total, según sea el caso, cuando el costo de reparación de los daños supere el 75% del valor del vehículo asegurado al momento de determinarse la pérdida; o cuando el vehículo sea robado o hurtado y no sea recuperado o ubicado en 30 días desde la denuncia.

Back to top